18 Junio, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

La incertidumbre de las políticas monetarias y económicas que se ciernen sobre Venezuela sigue marcando el rumbo del mercado cambiario de Cúcuta y el área metropolitana. Por Jorge Ríos en el diario La Opinión 

La última modificación que hicieron los profesionales del cambio, la cual se fue estableciendo de forma tácita entre los empresarios del sector, es la de tener dos tasas de cambio para los bolívares: una para los billetes de baja denominación (de 100 bolívares hacia abajo) y otra para los nuevos, que van de 500 bolívares hasta 20.000 bolívares.

Ayer, por ejemplo, en uno de los negocios del centro de la ciudad, la moneda de bajo monto (100 bolívares) se compraban a 0,30 pesos y el de alta (5.000 bolívares) a 0,32 pesos. En otra, uno se compraba a 0,36 pesos y el de más alta denominación a 0,38 pesos.

Yolanda Olarte, presidenta de la Asociación de Profesionales del Cambio de Norte de Santander (Asocambios), explicó que uno de los motivos por los que se tomó esta decisión es el riesgo que asumen ellos (los cambistas) al recibir billetes de baja denominación, especialmente los de 100 bolívares, los cuales tienen el riesgo de salir de circulación de un momento a otro.

El año pasado, en una determinación que puso a correr a todos (cambistas y ciudadanos), el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, avisó el 11 de diciembre que el día 15 de ese mismo mes, el billete de 100 bolívares saldría de circulación, lo que generó pánico en el mercado. Luego, cuando se cumplió la fecha se echó para atrás y ha venido postergando la decisión, lo que tiene preocupados a los dueños de las casas de cambio, que no saben realmente hasta cuando esta moneda tendrá algún valor comercial.

La otra razón por la que se está implementando la doble tasa de cambio es que las personas que viajan a Venezuela, prefieren llevarse los billetes nuevos, por eso se está cobrando un poco más, explicó Olarte, aclarando que la diferencia en el valor de la transacción entre las monedas de una y otra denominación es muy baja.

Una cosa más que se pudo constatar es que aún son muy pocos los bolívares de alta denominación en el mercado local.

El otro tema que preocupa al mercado cambiario, especialmente a las personas que llegan con sus bolívares a Cúcuta, es la cada vez más baja cotización del dinero venezolano. Ayer, la moneda cerró a un precio promedio de 0,35 pesos por bolívar para la compra, una reducción del 50% frente a la cotización del 1° de abril de este año, cuando empezaron las protestas masivas en Venezuela.

La vocera de Asocambios indicó que el valor del bolívar en el mercado cucuteño está bajando producto de billetes en el mercado, es decir, que hay más oferta que demanda.