6 Febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

A pesar de la situación de crisis de divisas que atraviesa Venezuela, el riesgo país disminuyó en enero 2017 nuevamente, tras registrar un nuevo avance del valor de los bonos de la deuda soberana y corporativa, a pesar que en el caso de Pdvsa, la estatal tiene problemas de flujo de caja incluso para realizar pagos de facturas de servicios menores como el de limpieza y reparaciones de filtraciones en sus barcos, tal como lo reportó días atrás Reuters. Según esa agencia, al menos una docena de buques petroleros que zarpan desde muelles venezolanos tienen problemas para navegar en aguas internacionales porque no cumplen con las regulaciones marítimas que exigen barcos con cascos sin rastros de petróleo y sin filtraciones. Muchos de los buques petroleros de la estatal, propios y contratados, han sido retenidos hasta que Pdvsa pague las facturas pendientes por dichos servicios.

Un ejemplo de la situación, es el Aframax Héroe, con 520 mil barriles de petróleo, varado en Curazao, ha pasado 100 días sin poder partir o hacer entrega de su carga, porque la empresa de servicios encargada del tipo de mantenimiento mencionado, exige a la petrolera venezolana los pagos que mantiene atrasados.

Bonos subiendo

Los bonos de la deuda, soberanos y de Pdvsa, subieron en conjunto 4,48% en las últimas semanas, luego que a mediados de diciembre sumaran ya un alza de 4,04%.

La recuperación de los precios del petróleo en los últimos 12 meses, que acumula hasta ahora 87,62% al subir desde 24,16 dólares por barril (dpb) hasta 45,33 dpb para la cesta venezolana, ha ayudado en incrementar del precio de los valores venezolanos: el auge del mercado petrolero ha venido acompañando con la recuperación de los bonos de la deuda desde febrero de 2016, cuando estuvieron en mínimos de 43,62 puntos, para retomar la senda al alza hasta los 74,12 puntos que hoy arrojan de manera conjunta.

La subida del valor de los bonos no sólo tiene origen en la recuperación de los precios del petróleo, ocurre también debido a que el Ejecutivo logró reducir la presión de pagos de deuda externa para 2017, aunque todavía tiene tramos fuertes para honrar compromisos por lo menos en la primera parte de este año, cuando debe cancelar hasta abril al menos unos 3,5 mil millones de dólares. En el pasado mes de noviembre de 2016, lograron realizar un canje de deuda que hipotecó la mitad de las acciones de Citgo, operación que hubo que extender por varias semanas debido a que la mayoría no accedió al mismo. De esa manera Pdvsa logró reducir los pagos para abril de este año en al menos 2,8 mil millones de dólares, que se convirtieron en nueva deuda, con una emisión de títulos con vencimiento para 2020, con garantía accionaria de la subsidiaria venezolana con refinerías y estaciones de servicios en Estados Unidos.

Malabarismo con la deuda

Finalizando el año pasado y en el marco de la Ley de Endeudamiento de 2015 de la anterior Asamblea Nacional (AN), vigente para 2016, emitieron un bono de deuda en China, que fue comprado por el Banco de Venezuela, con una tasa de 10 bolívares por dólar. En la operación, el gobierno emitió un bono de 5 mil millones de dólares con vencimiento en el año 2036, cuya colocación fue comprada en su totalidad por el banco venezolano, de capital estatal, con apenas una inversión de 500 mil millones de bolívares, bonos que una vez colocados en el mercado, tendrían un descuento de casi 50% en divisas hasta entonces, pero que con la reducción actual del riesgo, podrían aumentar ingresos debido a que el descuento, si no los han colocado del todo, se reduce por la mejoría de percepción del mercado de la posición de deuda de Venezuela, tal como viene ocurriendo, estimándose que obtengan al menos 3 mil millones de dólares, que se usarían para seguir pagando endeudamiento o cubrir otros gastos.

A pesar del alza del precio del petróleo en los últimos 12 meses, en Venezuela la inflación no desacelera, la escasez no retrocede y la crisis alimentaria y humanitaria empeoran. El problema ya no está en el precio del petróleo, sino en que Pdvsa viene experimentando una estrepitosa caída de producción por los daños que ha sufrido la industria petrolera. La estatal ha debido reducir 95 mil barriles diarios de petróleo (mbdp), como parte de los acuerdos en el seno de la OPEP y según Pdvsa, la estatal ya comenzó a reducir su cuota. Venezuela también sufre el impacto de caída de producción debido a los daños en las instalaciones petroleras, la falta de mantenimiento y la fuerte corrupción que hay dentro de la burocracia de la estatal, la caída desde 2008 es desde los casi 3,5 millones de barriles diarios (Mbd), hasta los 1,9 Mbd que apenas hoy produce, pero donde unos 900 mbd son los que se colocan en mercados que pagan las facturas de contado y de manera completa, según datos de la Agencia Internacional de Energía (EIA).

Cambios en PDVSA

Dentro la petrolera como parte del proceso de politización de la corporación, las tendencias políticas internas han mantenido enfrentamientos, desde sectores gerenciales hasta sindicatos de obreros, existiendo  fuertes diferencias y denuncias de corrupción, con informes que llegan incluso al primer mandatario.

El Ejecutivo ha resuelto aplicar cambios en su estructura, dejando aun como presidente a Eulogio Del Pino y cambiando a casi toda la estructura subalterna de la directiva. Maduro dio espacios al sector militar en la directiva y señaló que los cambios obedecían a que se luche contra la corrupción dentro de la petrolera y a la recuperación de la misma; se pudo conocer que en esa nueva directiva, entran cuadros políticos leales a la “primera combatiente”, Cilia Flores.

Los nuevos “petroleros”

La nueva junta directiva de PDVSA: Eulogio del Pino sigue presidiendo PDVSA, pero cambia la Junta Directiva con Maribel Parra en la vicepresidenta ejecutiva; Nelson Ferrer en la vicepresidencia de Explotación; Delcy Rodríguez como vicepresidenta de Asuntos Internacionales; Guillermo Blanco Acosta en la vicepresidencia de Refinación; Ysmel Serrano como vicepresidente de Comercio y Suministro y Simón Zerpa en la vicepresidencia de Finanzas.

 Créditos de la fotografía: Archivo ENPaís