14 Octubre, 2015 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

B

¿Dónde estuvieron el sábado 26 de septiembre a las 2pm? ¿En la Plaza Los Palos Grandes, por casualidad?

¿Vieron los gordos y azules globos?

¿Notaron que había gente dispersa por la plaza leyendo? ¿Sí?

De esto les vengo a hablar, de #CaracasEnVozALTA.

 

Ese día al que hago referencia fue la actividad de Incursiones, un equipo de arquitectos, diseñadores y pensadores de la ciudad y sus dinámicas. A lo mejor llegaron a ver por las redes sociales el hashtag al que también hago referencia. Y es que así se llamó la actividad. El 26 de septiembre se celebró el Día Europeo de las Lenguas, esto desde el año 2001 y gracias a la iniciativa de la Comisión Europea y el Consejo de Europa, y fue en el marco de la efeméride que un grupo de ciudadanos decidieron organizar y ejecutar, junto a Cultura Chacao y Goethe-Institute Venezuela, esta actividad.

A las 2 de la tarde sonó una sirena bastante discreta, ahí fue cuando la acción comenzó. Gordos y azules globos. El staff de Incursiones. Fotógrafos invitados. Lectores atrevidos. Otros no tanto. Gente tomando café en las mesas de Café Provenzal. Los niños jugando a los chorritos, no vayan a creer ustedes que por estar sucediendo esto ellos abandonarían el goce de refrescarse. La Plaza Los Palos Grandes habitada en su totalidad. Al unísono casi 100 personas comenzaron a leer en voz alta sus libros favoritos en los idiomas que prefirieron. Personalmente escuché castellano, alemán, francés, italiano, inglés, cosa que luego me afirmó Josymar Rodriguez, una de las fundadores del proyecto, cuando me senté a conversar con ella. Fue una orquesta sin director muy entretenida de ver y escuchar.

 

Una segunda sirena, igual de discreta que la primera, invitó a los participantes a caminar por el perímetro mientras continuaban con el recital. Aquí fue cuando encontré a mi personaje favorito. Sólo uno de los presentes se atrevió a pasearse entre el no muy amplio espacio del cafecito de la plaza, lleno de gente. Imagínenselo. Él, ahí parado, inspirado mientras la gente no entendía por qué, leyendo en voz alta. Me encantó que su atrevimiento hiciera sentir incómodo, en el mejor sentido de la expresión, al resto.

 

La actividad duró no más de 10 minutos, lo suficiente para permitirle a los lectores sentirse conectados con la literatura y la ciudad, siendo ésta la intensión de Incursiones: “queríamos conquistar este espacio de Caracas partiendo de la ausencia y el misterio.” Fue exquisito presenciarlo. Si hubieran visto la cara de los presentes.

Cuando tuve la oportunidad de compartir con los geniecillos de #CaracasEnVozALTA, le pregunté un par de cosas:

 

– ¿Qué le quieren enseñar a la comunidad con esta actividad?

” Que esto, la ciudad y cada uno de sus espacios, son de ellos. Queremos que la gente vuelva a enamorarse de Caracas.”

– ¿Cuál libro es Caracas?

“Las ciudades invisibles de Italo Calvino”

– ¿Cuál género literario es Caracas?

“No sé su género exacto. Sería una mezcla de imagen con poesía.” 

 Aproveché que ya estábamos ahí, sentadas y en “confianza” para sacarles cuáles otras cosas se traían entre manos. Contaron que para este mes de octubre una actividad con un invitado internacional tendría lugar. Habrá que estar muy pendiente de las redes sociales de estos agitadores culturales para saber cuál será su próxima pieza.

IMG_1825

Entonces, después de todo esto, mis reflexiones -que son más recomendaciones que otra cosa- terminan siendo éstas: sean curiosos porque en la ciudad SÍ HAY MUCHOS PLANES PARA HACER; sean atrevidos y participen; sean voceros de las cosas buenas que gente buena crea en pro de la cultura que tanto dicen extrañar; sean defensores de la lectura y de sus espacios.

Esto es algo que se logró sin ensayos previos, sin una producción multimillonaria, sin figuras públicas y/o celebridades de por medio. Si #CaracasEnVozALTA pudo hacerse fue por las ganas. Punto. Partamos siempre del verbo crear.