Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

I

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se mostró “alarmada” por la decisión del Gobierno de Venezuela de ampliar a 500.000 el número de milicianos armados y mandó a “desmilitarizar las calles”.

“Este inminente despliegue de fuerzas militares y milicias civiles armadas ordenadas por el Poder Ejecutivo representa una grave amenaza a los estándares en materia de protección de la seguridad ciudadana y la protección de los derechos humanos”, aseguró el órgano en un comunicado.

La CIDH expresó su preocupación por los hechos violentos ocurridos en Venezuela en las “últimas semanas” durante las protestas políticas.

La Comisión exhortó al mandatario nacional Nicolás Maduro a cumplir “con sus obligaciones internacionales” de “facilitar las manifestaciones y protestas”, “garantizar la vida e integridad del personal” y “excluir las armas de fuego de los dispositivos utilizados para el control de las protestas”.

De igual manera, la CIDH recomendó al Gobierno venezolano “que reconozca públicamente y proteja el derecho a la reunión pacífica” y rechazó “cualquier tipo de expresión o discurso intimidatorio de altos funcionarios del Estado” en contra la oposición.

Foto: Referencia