12 Febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

En medio de la situación de hambre que atraviesa Venezuela, en que los estados centrales son los más afectados debido a que los productos que entran por las fronteras permiten atender sólo a una parte de la población que a duras penas logra comprarlos. Los precios de los rubros importados se triplican en ciudades como Valencia, Maracay, Caracas, La Guaira, Puerto La Cruz. No hay comida en el país y el Ejecutivo, en medio de sus intentos para demorar las elecciones, implementa las llamadas cajas CLAP, que no solucionan el problema alimenticio y que tienen finalidad electoral, de cara al próximo proceso de elecciones regionales.

El promedio de consumo de alimentos balanceados de un ser humano, por día, es de 1,5 kilogramos. Las cajas CLAP, contienen al menos 15 kilos. Para una familia de cinco miembros, una caja de estas apenas puede aportar entre dos y tres días de alimentación, sin incluir proteínas que no están en el «combo» que el gobierno está revendiendo en algunas comunidades.

Los habitantes, necesitados, señalan que no tienen más remedio que comprarlas esas bolsas. El sistema es pre pagado. Se paga la caja una semana o hasta semana y media antes de que sea entregada. El comité local recoge el dinero entre los pobladores, hacen el depósito del mismo, piden una colaboración adicional del precio que impone el gobierno, para pagos de gastos administrativos y fletes, y finalmente entregan una caja con varios productos, que se convierten en una especie de lotería: la caja al venir sellada y entregada de manera aleatoria, no le garantiza el contenido exacto a ningún comprador, en algunas, la leche en polvo, el alimento más codiciado por sus nutrientes para los niños, no llega y es sustituido por unos paquetes adicionales de pastas, caraotas o arroz.

Sobreprecio

El contenido de la caja CLAP, tiene un valor neto de unos 20 dólares, a ello se agregan los fletes porque los productos son importados en su totalidad, lo que hace subir el precio a unos 35 dólares, que multiplicados por 10 bolívares por dólar, a precio oficial, arroja un valor de unos 350 bolívares, según lo señaló el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles. El gobierno le vende a la población la caja en 10 mil bolívares, además los comités locales piden dinero adicional para pagar el flete en las comunidades. El candidato a la gobernación de Mérida, Ramón Guevara, señalaba que el CLAP no llega ni a 1% de la población al venderlo apenas a 300 familias de un sector de la capital merideña, además de que la caja apenas cubre las necesidades reales de alimentación para unos escasos cuatro días. Además, los residentes alegan que quienes han podido comprar tanto las bolsas como ahora las cajas, deben esperar al menos un par de meses a ver si logran adquirir un nuevo combo.

Pan para hoy

Según datos del gobierno, con el CLAP han podido llegar a unos tres millones de hogares, sin embargo la data que surge de anuncios de gobernaciones, indica que es mucho menos. Por ejemplo en el Zulia, en que el gobernador Francisco Arias reportó que se vendieron 865 toneladas de alimentos del CLAP, lo que serían unas 57.666 cajas, aunque en el reporte del gobierno zuliano, se indica que se benefició a 75 mil familias. El reporte anterior permite saber que con tal operativo, apenas su pudo resolver la alimentación, de prácticamente puros carbohidratos, por unos tres días a 288 mil habitantes, en un estado en que hay 3.704.404 habitantes. Esto indica que el CLAP, apenas incide en 8% de la población y no es una solución sostenible, ya que hay comunidades que han reportado que en seis meses han podido comprar una o dos veces, o ninguna.

Hambre para mañana

Hablemos de la necesidad real mensual para alimentar a cada familia. El mandatario Nicolás Maduro señaló que para todo el año se proponen a que el CLAP llegue a seis millones de hogares, al menos una vez al mes. El monto para tal operación en todo el año es de 2,52 mil millones de dólares, si se le calcula en base a las necesidades reales de alimentos en Venezuela, según el costo de la canasta alimentaria que se ubica en 545 mil bolívares al mes, y si se calcula con el dólar Dicom, esta cesta mensual tiene un valor de 790 dólares. Para que los venezolanos puedan comer tres veces al día, se requiere de importaciones o producción alimentaria en el país, para unas 6 millones de familias, en promedio de cinco personas por hogar, al menos 4,74 mil millones de dólares todos los meses, al año el monto se eleva a 56,8 mil millones de dólares, lo que implica que la meta de Maduro, según sus propios números, de poder alimentar al país, desde el Estado se ubica en 3,96% de la demanda real: esto implica una situación de hambruna y un impacto nulo en asuntos electorales con los métodos de la venta de alimentos.

Foto cortesía: AVN