25 Abril, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

P

Al interior del país le reducen la venta de bolsas del CLAP, para colocar más comida en barrios caraqueños para evitar que haya más descontento social.

La mayoría de estados del interior del país, tienen al menos dos meses que sus comunidades no reciben la llamada bolsa o caja de alimentos del CLAP, el gobierno, centra esfuerzos en Caracas, en los principales barrios, sobre todo los del oeste caraqueño y hacia Petare.

En los últimos días, hay personas depositando en los bancos de la capital, los 10 mil bolívares que les solicitan para poder venderles la cajita de comida de unos 15 kilos entre varios víveres. La razón de que el oficialismo se concentra en estos sectores, es porque existe el temor a que debido a las constantes protestas que se han presentado en Caracas, la mayoría de sectores populares, hoy hundidos en una fuerte escasez, se contagien del ánimo de los manifestantes, como ya ocurrió en El Valle, en Caracas, días atrás.

Se trata de personas que si bien tienen claro que la caja de comida no resolverá la situación de hambre que ya padecen, la toman para aliviar por pocos días. El gobierno venezolano atraviesa una crisis de liquidez, debido a la falta de fondos por el despilfarro, la manutención de países caribeños con el programa Petrocaribe y la fuerte corrupción, actualmente para poder sostener la alimentación de los venezolanos, requiere fomentar la producción interna, o importar alimentos, a un ritmo de 6,5 mil millones de dólares al mes, según el precio de la tasa Dicom, ingreso que no tiene ya que la renta petrolera en bruto, único que tiene este país, aporta apenas 2,3 mil millones al mes, según el último precio del barril de petróleo y por producción interna, apenas se aporta unos 150 millones de dólares mensuales.

Foto Archivo ENPaís.