26 Abril, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Aunque Nicaragua no ha entrado en situación económica adversa, si ha perdido financiamiento y grandes ingresos que tenía desde Venezuela, en el marco de los acuerdos de países del ALBA y de Petrocaribe, el desplome desde 2016 es de -43,8%, con gran peso en el área petrolera.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) implementó una misión para revisar el caso y determinar cómo puede ser afectada la economía de ese país por los efectos de la crisis venezolana. Hasta ahora Nicaragua tiene una deuda con Venezuela, por concepto de envío de petróleo a crédito por 25 años, de 4.800 millones de dólares, deuda que de ser ejecutada totalmente, el país centroamericano no tendría capacidad de pago.

El dinero que recibe el mandatario Daniel Ortega, a través de estos programas, los maneja a discreción, en fondos paralelos al del gobierno, lo que ha generado críticas y señalamientos de corrupción. También la capacidad de respuesta de Nicaragua, que podría enviar alimentos a Venezuela, que atraviesa una crisis muy fuerte por falta de comida, es muy poca, respecto a los volúmenes de petróleo que se ha entregado a ese país.

Cabe destacarse, que Nicaragua, que está dentro del ALBA, en el marco de la visión política izquierdista en que están aliado los gobiernos de Ecuador, Cuba y Venezuela, si acepta misiones del FMI, mientras en Venezuela, el oficialismo no.

Foto: Reuters