11 Enero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

I

El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, realizó su primera rueda de prensa dirigida al pueblo norteamericano, en la que atribuyó a Rusia la injerencia en las elecciones de Estados Unidos que le dieron la victoria.

“Sobre el hackeo, creo que fue Rusia (…) Hackear es malo, no tendría que haber ocurrido (…) Rusia respetará mas nuestro país cuando yo sea presidente”, manifestó el magnate al ser consultado por los periodistas. Asimismo, acusó a China y “otros países” de estar inmersa en el asunto.

Esto sucedió un día después de que el actual mandatario, Barack Obama, hiciera lo mismo. La palabra fue cedida por el vicepresidente electo y compañero de fórmula de Trump durante la campaña, Mike Pence, quien aseguró sentirse orgulloso de compartir victoria con el magnate.

Luego de asegurar que respeta la libertad de expresión, anunció que en los próximos días se recibirán noticias de nuevos negocios con empresas que “se irán expandiendo en forma significativa”. Entre ellas mencionó a las ensambladoras de automóviles Ford, General Motors y Toyota. Reconoció que “será el mayor generador de empleos que Dios haya creado”.

Escándalo de hackeo ruso

Sobre el escándalo de la injerencia de Rusia en las elecciones que ganó, aseguró que otros países también han atacado cibernéticamente a su país, como China. “No tengo trato con Rusia, no tengo préstamos, era importante informarlo (…) el fin de semana me ofrecieron 2 mil millones de dólares para un contrato en Dubai, con un hombre increíble”, y añadió “tengo algo que otros presidentes no tienen, no quiero conflictos de intereses (…) podría llevar mi negocio y el Gobierno al mismo tiempo, pero no quiero hacerlo”.

“Si a Putin le gusta Donald Trump es una ventaja (…) no sé si me voy a llevar bien con él, ojalá que sí (…) Y si no, Hillary no creo que se llevara mejor”, mencionó.

Riqueza Trump ¿a pique?

Luego de una rápida intervención, sin aclarar si regresaría al podio, el presidente electo dio el pase a Sheri Dillon, su abogada, quien explicó cómo se llevaría el manejo de las cuentas y propiedades del ahora presidente de los Estados Unidos, pues “quiere que la gente esté segura de que no existe un conflicto de intereses”.

Aseguró que los bienes serán puestos en fideicomiso, que será manejado por dos de sus hijos y su equipo, además de que el magnate renunció a los cargos que tenía en sus empresas. Asimismo, su hija Ivanka ya no tendrá intervención en la Organización Trump y se dedicará a la maternidad, explicó Dillon.

Sobre esta empresa, la abogada aseguró que su venta no reduciría los conflictos de intereses, por lo cual se mantiene en pie. También aseguró que la nueva familia presidencial está perdiendo contratos millonarios por su responsabilidad con este cargo que será asumido el próximo 20 de enero. Las ganancias de los hoteles en el extranjero serían donadas al Tesoro Nacional, afirmó Dillon.

El presidente electo arremetió contra el periodista de CNN, Jim Acosta, por acusarlo de publicar noticias falsas / Créditos: AP

Segundo tiempo: Lucha con la prensa

Finalmente, Trump retomó su discurso para responder las respuestas de la prensa. Certificó que las políticas de sanidad de Obama han sido “un desastre”, que este año será “malo” y que podría sentarse a esperar los resultados de la implosión de esta medida tomada por su antecesor, “sería lo más fácil” pero vamos a derogarlo y sustituirlo.

En una de las preguntas, atacó a un reportero de la cadena norteamericana CNN y se negó a responder a su pregunta, además de acusarlo de crear “noticias falsas”, por la divulgación del informe por parte de agencias de inteligencia.

Esta misma actitud la tomó contra un periodista de Buzzfeed, y cuando le tocó derecho de palabra al corresponsal de la BBC Mundo espetó: “Otra belleza”.

“Si en ocho años mis hijos no hacen un buen trabajo, les diré ‘están despedidos’“, aseguró Trump durante el final de su discurso. Resaltó que México deberá reembolsar el dinero que pague EE.UU. en la construcción del muro fronterizo, a pesar de que “respeta” a su Gobierno.

Entre vaivenes sobre la relación de su equipo de Gobierno con Rusia, que no terminó de aclarar, finalizó su rueda de prensa abruptamente con preguntas de la prensa en el aire.

Imagen destacada: Getty Images