16 marzo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

La fuerte inflación interna obliga a quienes tienen divisas salir a vender para cubrir posiciones en bolívares.

El dólar en los mercados no autorizados por el Ejecutivo ha venido retrocediendo en las últimas semanas, al perder valor desde 4.014,29 bolívares, máximo a mediados de febrero, hasta 3.628,21 bolívares en el cierre de las operaciones de casas de cambio en Cúcuta, la razón es que la subida de precios generales en lo interno, golpea fuertemente todo tipo de presupuesto y reduce con fuerza la demanda de bienes y servicios, incluyendo la divisa.

Una inusual oferta de divisas también se registra en las redes de intercambio privados, algunos operadores ofrecen volúmenes importantes a precios entre 3.200 y 3.500 bolívares, lo que indica que el dólar podría seguir desinflándose en sesiones próximas.

La subida de precios de bienes y servicios en Venezuela, ha sido un factor que resta al venezolano capacidad de compra, ahorro y de inversión. Quienes han dispuesto de bolívares en el país, ha visto como el valor de la moneda se esfuma con el alza de precios, factores internos con posiciones en divisas en el extranjero, han tenido que salir al mercado a ofrecer moneda dura para cubrir posiciones internas en bolívares, debido a la pérdida del valor del dinero local. Una de las fuentes de liquidez que es la impresión de dinero del BCV, en 170% en el año, a pesar que inunda al país de billetes, es insuficiente ante la espectacular subida de precios de todos los rubros.

Aunque en el portal con más influencia en la divulgación del precio del dólar paralelo, la cotización era anunciada en 2.770 bolívares, en casas de cambio de Cúcuta, el precio seguía sobre los 3.600 bolívares, lo cual marca una enorme diferencia, que refleja lo distorsionado del mercado cambiario venezolano y las múltiples tasas en que se opera, tanto con las asignaciones oficiales, como en el intercambio libre.

Con el retroceso en las últimas semanas, el dólar en un año ha subido 232,53%, mientras la inflación del último año se estima en 800%, lo que refleja un desplome del valor de la divisa en términos reales en 70,55%, es decir que ni el dólar ha funcionado como refugio para proteger el patrimonio del venezolano, ante la gigantesca inflación que se desarrolla en el país.