14 Mayo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

I

El gobierno de Estados Unidos advirtió a Corea del Norte que su nuevo ensayo de misiles balísticos no tiene la intención de apuntar hacia el diálogo y que también es un mensaje al nuevo gobierno de Corea del Sur.

“Lo que vamos a hacer es seguir apretando las tuercas” a Corea del Norte, puntualizó Nikki Haley, embajadora de EE.UU ante la Organización de la Naciones Unidas (ONU).

El presidente Donald Trump señaló, hace unas semanas, estar dispuesto a reunirse con el líder norcoreano, Kim Jong-un, bajo las “circunstancias adecuadas”.

Sin embargo, Haley dejó claro hoy que el nuevo test norcoreano “no es la manera de sentarse (a dialogar) con el presidente (Trump)”.

Créditos de la fotografía: hercampus.com