7 Mayo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

C

La huella perenne de Herrera Luque

Como una forma de apoyo intelectual a la comunidad venezolana en el exilio, la noche del jueves quedó oficialmente inaugurada, en la ciudad de Miami, la Fundación Francisco Herrera Luque, institución que tiene como norte difundir la vigencia de la obra del ilustre psiquiatra caraqueño (1927-1991), referencia obligada en las letras venezolanas por sus polémicas novelas históricas. El doctor Herrera Luque escandalizó en las décadas de los setenta-ochenta por su peculiar estilo narrativo de contarnos la historia fabulada de Venezuela, técnica celebrada por muchos, y también discutida por unos cuantos historiadores que exigen el rigor histórico a la hora de narrarlos hechos tal como ocurrieron. Lo cierto es que Francisco Herrera Luque Foundation ha sido reconocida por las Naciones Unidas como Centro Unesco, y viene con el propósito de erigirse como un nuevo espacio de pensamiento y promoción de la cultura venezolana y latinoamericana en Estados Unidos. La naciente institución brindará soporte cultural al venezolano de la diáspora que ha tenido que emigrar para comenzar de nuevo. Al frente de la fundación están los hijos del escritor, Mariana Herrera Terán, como directora Ejecutiva; y Francisco Herrera Terán, como vicepresidente, quienes se han fijado como meta el estímulo de nuestra historia cultural para alcanzar una mayor conciencia cívica y democrática. Bajo el lema de Apertura, queda inaugurado, pues, este importante centro de estudios literarios, de vital importancia para los intelectuales, artistas y músicos venezolanos desterrados. Proyectado un micro audiovisual de tres minutos sobre la vida del escritor, tomo la palabra el psicólogo Axel Capriles para charlar sobre La huella perenne de Herrera Luque. La vida cultural de Miami se crece.

Saqueando el pasado

El hombre de la fotografía con el torso desnudo y la mirada extraviada, es el pintor más famoso del siglo XX venezolano, Armando Reverón, de cuyo nacimiento se cumplen 120 años el próximo 10 de mayo. Desconocemos al autor del click para quien sin duda el excéntrico artista aceptó posar serenamente en su rancho de Macuto, el llamado palacete construido con sus manos, el techo de paja, las paredes de madera. Todo bien pensado, para que se filtraran por las rendijas de las palmas y las tablas los rayos de luz, esa luz brillante que tanto lo obsesionaba. Reverón, que perdió el juicio y murió de una embolia a los sesenta y cinco años, revolucionó al mundo con su teoría color-luz, en la que solo la luz valía. Fue un entusiasta del impresionismo francés y su pintura evolucionó del simbolismo a la abstracción. Armando Julio Reverón Travieso ha sido el único artista plástico venezolano que ha filtrado la luz de sus paisajes y de sus desvaídos desnudos en el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York con una retrospectiva (2007) a gran escala en la que se expusieron 100 obras del atormentado caraqueño, que se convirtió en pionera de un artista venezolano, y en la tercera exhibición consagrada a un artista latinoamericano. ¡Hágase la luz!