28 Abril, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

El dólar paralelo sigue subiendo al otro lado de la frontera, cerrando el mes de abril con un fuerte ascenso, de 16,67%, por lo menos hasta el jueves al final de la tarde cotizaba en 4.666,67 bolívares en las principales casas de cambio de Colombia, arrojando una subida acumulada en el último año de 318,39%, por lo que la implementación de las casas de cambio en la frontera, en que Italcambio tiene el control del lado venezolano, pero con significativas limitaciones de volumen y procedimientos, no ha surtido los efectos que el gobernador de Táchira, José Vielma Mora había prometido junto a otros voceros del gobierno del área económica.

La subida se ha dado también como derivación de una situación de incertidumbre política que reina en el país, desde que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), emitió unas sentencias con las que dejaba sin poder a la Asamblea Nacional, quitaba todas sus atribuciones y eliminaba la inmunidad parlamentaria de diputados, así como otorgar al Ejecutivo poderes especiales para vender empresas mixtas petroleras en Venezuela, a las transnacionales privadas y estatales socias de Pdva en el país, ello generó una ola de protestas y marchas masivas, que aun continúan en todos los estados, lo que ha generado temor y desconfianza en el bolívar, debido a la incertidumbre de como se desenvuelvan los hechos y los resultados finales de esta nueva ola de descontento social.

Saqueos, casi 30 muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, ha sido el resultado del conflicto político en el último mes. El gobierno ha respondido con sacar a Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), que viene haciendo seguimiento, junto a la comunidad internacional a la grave situación que hay en el país, tampoco se ha cumplido ninguno de los planteamientos que se hicieron en la mesa de diálogos de octubre de 2016, con la participación de El Vaticano y voceros extranjeros mediadores, por lo que la administración Maduro ha tenido que aplicar una dura represión con fuerzas militares, policiales y grupos de civiles armados, que sectores de la oposición denominan “paramilitares”, procedentes de lo que se denominan los “colectivos sociales”, en su mayoría compuestas por personas que se identifican con el chavismo y otros por prebendas.

El gobierno mantiene un férreo control de cambios que cada vez se hace más limitado por la escasez de divisas, por lo que la población ha tenido que acudir a mercados alternativos, como el del dólar paralelo para obtener divisas.