28 Abril, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

El gobierno continúa presionando al alza la impresión de dinero, por lo que la subida de la inflación no se detiene, sin embargo, la subida de los precios internamente, tiene como fundamento principal la fuerte y profunda escasez de bienes y servicios, sobre todo en el sector de los alimentos, por lo que la emisión de dinero queda como segundo componente.

El alza de la liquidez monetaria, para el cierre de abril de 2017, se ubica en 210,83%, al reflejar un histórico monto de 14,2 billones de bolívares. El gobierno sigue emitiendo dinero, tanto físicamente como por vía electrónica, para cubrir el déficit estatal y las pérdidas de Pdvsa con la venta de gasolina a precios irrisorios, comparados con el mercado internacional.

El alza de la oferta monetaria, en todo caso, está por debajo del alza de los precios en general, mientras la subida de liquidez rompe record con el último registro, todavía está lejos de servir al gobierno para cubrir los niveles de inflación interna que le afecta, al ubicarse esta última en al menos 800%, lo que significa que hay una caída de liquidez en términos reales de 73,75%, esto explica la caída de las ventas en las empresas reportadas por Conindustria, en el último trimestre de 2016, en casi la misma proporción, 75%, igual que el desplome del ingreso del venezolano respecto a la canasta alimentaria familiar.

Con esta subida de la liquidez en términos nominales, al cruzarse con la posición en reservas internacionales que tiene Venezuela, ubicadas al cierre de este mes 10.190 millones de dólares, el dólar implícito queda en 1.396,01 bolívares, con un alza de 6,96%, respecto al del mes anterior, siendo más costoso que el dólar Dicom, subsidiado en 717 bolívares. Al comparar el dólar implícito, con el dólar paralelo, hay una posición de sobre compra del dólar no oficial, respecto a lo que supondría debería ser el precio del dólar en Venezuela, de 70,09% por encima.

Foto: EFE