28 febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

El gobierno continúa aumentando la liquidez monetaria (M2) y marca un nuevo record en alza de dinero circulante en el sistema, luego que en febrero de este año la M2 subiera 178,98% en el último año, ya en enero pasado había roto la marca, subiendo en 170,34%. La M2 se llegó a 11,9 billones de bolívares al cierre del mes, lo que es casi tres veces más dinero circulante en el sistema monetario venezolano.

La liquidez se compone de 733,15 mil millones de bolívares sólo en billetes y monedas, mientras en depósitos a la vista hay 9,67 billones de bolívares y en ahorros 1,37 billones de bolívares, en el cuasidinero apenas hay 140,2 mil millones de bolívares. La M2 sigue en aumento debido a que el Banco Central de Venezuela (BCV), mantiene un esquema de financiamiento al gobierno nacional y a las operaciones de pérdida de Pdvsa, con la venta de la gasolina a precios subsidiados, las cuales se cubren con dinero que emite el BCV y que le presta a la estatal, según balances del BCV, la deuda de la petrolera por esta razón está cerca de los 4 billones de bolívares, dinero que ha estado entrando al sistema monetario por vía electrónica.

El alza de liquidez, contrasta con las pocas divisas que el BCV tiene a disposición, lo que permite señalar que el precio del dólar implícito que resulta del cruce de las reservas internacionales, con la M2, su valor se ubica en 1.141,62 bolívares, con una devaluación implícita de 7,60% en el último mes y de 262,78% en el último año, por encima del ritmo de devaluación en el mercado paralelo de divisas, con alza de 246,29% en los últimos doce meses.

La M2 ejerce presión alcista sobre los precios en Venezuela, ya que la alta oferta monetaria, supera a la producción interna que al contrario está en caída, según datos de economistas en 2016 el desplome productivo fue de -18%, mientras los últimos datos oficiales, con el PIB registrado hasta el tercer trimestre de 2015, la caída era de -7,14%, lo que quiere decir que hay mucho dinero circulando y pocos bienes para ser adquiridos por la población. El gobierno insiste en la política expansionista, ya que con la merma de ingresos reales por la vía de los impuestos y el desequilibrio con las divisas, no tiene otra manera de financiar el gasto público, de continuar esta tendencia, las previsiones del FMI de que Venezuela tendrá inflación en 1.620% en 2014 pueden cumplirse, mientras que la Asamblea Nacional estima 697%, el economista Asdrúbal Oliveros apunta a 800%.

Foto: ACN