14 Mayo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

La recuperación de precios que se registraba entre enero y febrero, fue una euforia que actualmente se ha esfumado, puesto que la tendencia alcista perdió fuerzas.

De nuevo el precio del petróleo amenaza con agravar más la dura situación económica que atraviesa Venezuela y es que la estrategia que ha impulsado la OPEP, de recortar producción, no ha funcionado. Hasta la semana pasada la velocidad de recuperación del alza petrolera que se venía registrando, sufrió un fuerte revés y las pérdidas están nuevamente por reaparecer.

Los meses inmediatos luego del recorte de la OPEP, enero y febrero de 2017, el precio de la cesta venezolana registró un interesante alza de 87,62% y 93,53% respectivamente, al ubicarse en 45,33 y 46,93 el precio. De esa forma se duplicaba la cantidad de divisas que debe estar para esta fecha recibiendo la petrolera y el gobierno venezolano. Aunque tal alza, no ha servido para cambiar la situación de escasez, miseria, inflación y mengua en los hospitales públicos, producto de la crisis de divisas.

Visto que la estrategia de la OPEP no dio resultado, la velocidad de alza comenzó a ralentizarse y para marzo y abril de este año, la subida fue de 39,50% y 34,37% respectivamente, perdiendo fuerza debido a que el contra ataque de la producción norteamericana, comenzaba a cubrir los mercados que los países OPEP han estado abandonando, sobre todo en el caso de Venezuela, que no sólo ha debido recortar producción, sino que al mismo tiempo, pierde capacidad al sólo llegar a 1,9 millones de barriles diarios (Mbd), luego que en 2007, alcanzó los 3 Mbd.

En lo que va de mayo, hasta el cierre anterior, el precio de la cesta venezolana retrocedía hasta 41,27 dólares, perdiendo -1,19 dólares contra el registro de cierre del pasado mes de abril. Esta caída reducía la velocidad de subida de precios que venía registrando, hasta apenas 12,06% de recuperación en un año, lo que quiere decir que de mantenerse la tendencia, de recortes de la OPEP y de aumento de producción de EEUU, los precios del crudo podrían invertir nuevamente a terreno negativo.

De hecho, al cierre del pasado jueves el petróleo recuperaba terreno, en el caso del Brent, subía 3,05%, volviendo a la marca de 50,22 dólares, mientras el WTI avanzaba 1,06%, para volver a la marca de 47,83 dólares. A pesar del alza, en un reporte de EFE, se citaba que la OPEP admitía que su plan de recortar producción petrolera, era un fracaso, al no cumplir los objetivos para reducir lo que consideran son desequilibrios de la oferta y la demanda.

Una nueva caída de los precios del petróleo sería fatal para la economía venezolana, que ya se ha visto fuertemente golpeada por la escases de divisas, el impacto también ha llegado a Cuba, país que recibía 100 mil barriles diarios de petróleo (mbdp) de parte de Venezuela y que ahora sólo se le envía 55 mbdp, lo que puso en aprietos a la isla que tiene un consumo de al menos 135 mbdp y que ha obligado a que los rusos aporten una ayuda de al menos 249 mil barriles con un envío de un buque coordinado con Venezuela, aunque sin detalles de la negociación, sin determinar quien paga la factura rusa, ya que Cuba no dispone de recursos para ello.

Foto Archivo ENPaís