9 enero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

S

El personal del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) que trabajó por más de 30 o 35 años en la entidad, protestó este lunes a las afueras de la sede del Ministerio de Relaciones Interiores y Justicia porque muchos de ellos están pasando hambre, pues solo sobreviven con la jubilación, un salario mínimo al mes.

Tirsa Antuares, una de las jubiladas del cuerpo de seguridad, detalló que “el aumento que dio el Presidente de la República cuando inauguró la sede nueva en San Agustín (23 de agosto de 2016) no nos lo han dado. Nuestra familia nos aporta lo poco que pueden conseguir luego de una cola bien larga”.

“El Estado está en deuda, carecemos de lo más elemental para sobrevivir. Tenemos hambre y necesidades”, reiteró Antuares. La policía científica consta con cinco mil trabajadores retirados debido a que ya cumplieron con el tiempo de servicio máximo.

“Hay que rebuscarse para sobrevivir”, destacó José Rodríguez que trabajó en la organismo por 35 años. Agregó que actualmente vende cigarros, yesqueros y fósforos, ya que no le alcanza para sus necesidades. “Nos quitaron el cestaticket que hace falta”.

Imagen destacada: Rayner Peña R./El Pitazo