20 Marzo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

La depresión económica y la falta de recursos en el gobierno por el amplio déficit fiscal, arrasan al sector salud de Venezuela, según datos en la Encuesta de de Vida (Encovi) del 2016, que realizaron la Universidad Central de Venezuela (UCV), la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y la Universidad Simón Bolívar (USB), los datos sanitarios han producido un retroceso de más de cinco décadas en la calidad sanitaria del venezolano.

Entre los primeros aspectos es que el gobierno no publica cifras de los indicadores de sanidad o los informes epidemiológicos desde el año 2012. Se oculta la mortalidad materna, es decir madres que no tienen control prenatal con mayor riesgo, la cual aumentó 40% en lo que va de gobierno chavista, según las cifras de la Encovi, las madres sin este control son la mitad de mujeres parturientas. Por cada 100 mil niños nacidos vivos hay 130 madres muertas, tal cifra se compara con las muertes en la década de los 50.

En el caso de la mortalidad infantil, de 14,7 que se ubicó en 2013, saltó hasta 18,6 por cada 1.000 nacidos. Hay datos que permiten asegurar que sólo en 2016 hubo un incremento de más de 10 mil muertos.

El problema se intensifica con la desnutrición infantil, en que los casos severos se ubican ya en 23% y los casos de desnutrición moderada han subido a 25%, debido a la escasez de alimentos y el alto precio de rubros básicos como la leche en polvo. El gobierno ha retrocedido en materia de vacunación, los centros salud han perdido capacidad en el área de inmunización, lo que ha disparado enfermedades como la difteria, con al menos 250 mil casos en 2016. La escasez de medicinas se ubica en 78%, al igual la dotación de insumos médicos, lo que ha hecho que el sistema sanitario está prácticamente privatizado, ya que las personas deben comprar insumos, si consiguen, para poder ser atendidos en centros de salud.

Foto Archivo ENPaís