24 Febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


Apoyo absoluto a nuestros dos cardenales: Urosa y Baltazar. ***Ojo con los chavistas: si les gusta tu negocio te lo quitan de un plumazo. ***16 años recluido en “El Cedral” lleva Alejandro De Armas.

Apoyo, apoyo y más apoyo le da el pueblo de Venezuela a nuestros dos cardenales Jorge Urosa Sabino y Baltazar Porras, quienes sin pepitas en la lengua han venido declarando con toda la responsabilidad, preocupación y seriedad que los caracteriza como jefes máximos de nuestra iglesia, que no puede reactivarse el  diálogo si no están dadas las condiciones. Este gobierno no ha cumplido con lo acordado: la libertad de los presos políticos, la ayuda humanitaria, respeto a la AN, autonomía en los poderes y sobre elecciones libres y ya, como manda la Ley. Estas declaraciones de nuestras máximas autoridades eclesiásticas en el país tienen al gobierno contra la pared. Pero a los rojos rojitos por los vientos que soplan les importa un bledo lo dicho por nuestros dos cardenales. Señores del gobierno, tanto Urosa Sabino como Baltazar Porras (como dicen los chamos ahora) no están jugando carrito.

***

Buena esa por parte de nuestra AN, electa por el soberano como manda la Ley, ya que el martes pasado aprobaron una moción con relación a la persecución implacable en contra de varios medios de comunicación, comenzando por sus directores, periodistas, fotógrafos, camarógrafos y también reducirle al mínimo el otorgamiento de las bobinas para sacar los periódicos a la calle por una fundación Maneiro, que desde sus inicios lo único que ha hecho es buscar la manera de cercenar la libertad de expresión y el derecho del pueblo a estar informado como lo manda nuestra Constitución.

***

Persiguen y persiguen al empresario Carlos Nagel. Quieren despojarlo de todo el esfuerzo de su vida para arrebatarle lo que le pertenece por hecho y derecho como son sus empresas. Nagel ha sido víctima de allanamiento y de persecución a él y a sus familiares. Nicolás, ¿qué pasa contigo? Demuestra que en tu gobierno todavía queda algo de decencia y manda a investigar este caso y verás la sorpresa que te llevas. Pruebas en mi poder.

***

Recuerdan el caso de Alejandro De Armas Dávila que lleva 16 años recluido en la clínica El Cedral, a la cual fue por una consulta y lo dejaron alejándolo de sus familiares, amigos y allegados quienes no entienden en estos largos 16 años si ha mejorado, si ha desmejorado porque nadie lo puede ver, ya que por orden de uno de sus hermanos (con complicidad de su médico tratante) le violan sus derechos fundamentales. Este caso está por decidirse en el máximo tribunal del país, por lo que sus abogados defensores confían en el magistrado ponente para que Alejandro vuelva a la libertad y no se le sigan violando sus derechos. Lo que se ha cometido con Alejandro es un crimen. Su hermano Álvaro ha venido luchando todos estos años para que Alejandro recupere su vida. Ahí les dejo esa perlita.

***

Los conceptos emitidos en esta columna son absoluta responsabilidad de su autor. Ah y les prometo a mis amigos lectores que pronto estaremos de nuevo en los kioskos de periódicos. Gracias a todos los que me preguntan cuándo volveremos a las calles y a cada kiosko.