7 Mayo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Los bonos de deuda se han recuperado lentamente y el dólar ha tenido una subida débil a pesar de la incertidumbre creada por el caos, la violencia y represión.

Los principales indicadores económicos no han sufrido sobresaltos en las últimas semanas, salvo de una débil subida del dólar paralelo, que se ha enfriado, en el marco de la grave crisis social, económica y política que atraviesa Venezuela y que tiene una derivación de confrontación entre militares policías, grupos irregulares armados, contra manifestantes de todo tipo en las principales ciudades del país.

Las protestas, trancas, “plantones”, marchas y la violencia derivada ha dejado saldo de al menos 33 muertos hasta el pasado miércoles en la noche, con cientos de heridos y detenidos. El comercio, la asistencia a clases y el transporte público se han visto seriamente afectados en los últimos días, así como la distribución de alimentos por vías terrestres, a pesar de ello, en el mercado paralelo de divisas, el dólar se ha mantenido en un máximo de 4.641,67 bolívares y mínimo de 3.978,57 bolívares en los últimos 15 días, sin movimientos volátiles importantes.

En el mercado de bonos de deuda, luego que Pdvsa realizara el pago correspondiente al vencimiento del pasado mes de abril, los títulos venezolanos se recuperaron en 2,46% en las últimas dos semanas, por lo que el mercado ha ignorado, o se mantiene a la expectativa de lo que ocurre en el marco de la ola de protestas. Los inversores se mantienen neutrales en el resultado de la actual situación y ven con cautela como se desarrollan los hechos, a pesar de señales que pudieran interpretarse como positivas, como las recientes declaraciones de la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz. Durante casi todo 2016, los bonos venezolanos estuvieron subiendo, debido al avance que los factores opositores llevaban en materia del referendo revocatorio, hasta que fue suspendido por tribunales, lo que produjo una nueva caída de -16%, al desplomarse desde 77 puntos a 65 puntos, debido a la incertidumbre creada por el gobierno.

Más leña al fuego

En medio de la crisis el Ejecutivo realizó un aumento de sueldo, que tiene efectos inflacionarios, por no contar con recursos y que será financiado más adelante con dinero “inorgánico”, por ello en un mitin, el mandatario Nicolás Maduro, dijo que debía decretar una congelación general de precios, para lo que solicitó ayuda al pequeño grupo de simpatizantes que le acompañaban.

La aplicación de una congelación de precios, sólo complicará más la situación de desabastecimiento, si las empresas no pueden lograr más incentivos para cubrir el alza de la estructura de costos, debido al incremento de salarios, no podrán seguir produciendo porque la acción se traduce en pérdidas, queda esperar a ver qué mecanismos aplicaría el gobierno en ese sentido, que sólo logrará que la poca disposición de bienes y alimentos dispuestos en los anaqueles, desaparezcan en pocos días, profundizando los problemas de desabastecimiento y hambre que aumenta de manera alarmante en el país.

Foto cortesía AFP