30 octubre, 2016 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

P

Desde tempranas horas de la mañana de este domingo, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha mantenido reuniones tanto en la Nunciatura como internamente, sin que exista humo blanco en cuanto a sentarse o no con los expresidentes, El Vaticano y el gobierno.

En medio de versiones que iban y venían conforme pasaban las horas, se conoció que Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo apoyarían la tesis de reunirse y exponer las violaciones a la Constitución y la persecución política mientras Voluntad Popular estaría reacio a sentarse y Acción Democrática optaría por la salomónica decisión de lo que “decida la mayoría”.

No solo el sentarse fue una decisión que cambió. Desde las 4:00pm se comenzó a manejar que la reunión ya no sería en el hotel capitalino Meliá sino en el Museo Alejandro Otero, ubicado en La Rinconada, lo cual fue confirmado por Prensa Presidencial, quien convocó para el mencionado lugar.

Hasta el momento, la MUD no ha confirmado si asistirá. Desde tempranas horas de la tarde se manejó que enviarían como emisario a Chúo Torrealba, secretario ejecutivo, pero en ENPaisZeta pudimos conocer de fuente directa que no será así. Hasta ahora, el único confirmado es Enrique Márquez, presidente de Un Nuevo Tiempo. Primero Justicia no sabe todavía si será representada por Julio Borges o Henrique Capriles.

En lo que sí coincide la MUD es en llamar a la mesa de diálogo una mesa de resolución de conflictos, que en ningún momento torpedearía la agenda de la coalición que busca la restitución del hilo constitucional en Venezuela, llamando a referendo revocatorio o elecciones generales.

Imagen destacada: AVN