12 diciembre, 2016 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Normalmente, un infante le pide al Niño Jesús un juguete que puede conseguirse o no en las tiendas, pero los padres, que se hacen pasar por la popular figura navideña, deben hacer magia para comprar estos productos debido a que la mayoría tienen un costo que supera los bolívares 10.000.

Durante un recorrido realizado por algunas jugueterías de Caracas, la generalidad de los locales se encuentra vacíos. En la firma General Import, uno de los establecimientos potradicionales  venezolanos, varias personas se mostraron consternadas al ver el precio de los artículos en venta.

“Si mi mamá compra esto se queda sin nada”, era el comentario de una joven que vio el costo de una muñeca Doc McStuffins, cuyo valor oscila entre los Bs. 68 a 83 mil. “Impresionado como una muñeca tiene ese precio, es más de lo que gano. Claro 83 mil puede que ya no valga nada, pero igual sigue siendo mucho dinero para uno”, dijo Alberto Ramírez, quien echaba un vistazo por el local.

Para Jesús Medina, trabajador de General Impor,  la mercancía que llega no es fácil de comprar; es por ello que la tienda ofreció al público cancelar su pedido en tres partes. “Aplicamos esta medida para que se le haga más fácil a la gente tener su pedido asegurado, porque en la semana del 24 puede que ese juguete se haya agotado”, dijo Medina.

Entre los productos importados que más resaltan en las jugueterías de encuentran las famosas Monster High, cuyo precio es de 42.225 bolívares; la Barbie, que pese a sus años de existencia  siempre es una opción para regalarle a las niñas, vale 34.000; otro regular juguete que piden las muchachas son las muñecas Bratz, que se lanzaron en el año 2000, y su precio supera al de las Monster High, 45.000 Bs.

Por el lado de los niños, la situación se perfila igual. Los costos de figuras alusivas a Star Wars, Transformers, Los Vengadores y otras películas oscilan entre los 15.000 y 34.000 bolívares. Mientras que juguetes para bebés de marca Fisher-Price tienen un valor de 34.945 Bs.

Algunas personas compraron el regalo de sus hijos con tiempo de anticipación, otras que trabajan en organizaciones públicas, obtuvieron juguetes a principios de año y los guardaron para esta fecha.

Precio sufrieron metamorfosis exorbitante

Hasta hace dos años, los padres se quejaban por el costo de los juguetes, sin embargo, el precio que tiene hoy un artículo, ya sea de cualquier marca, se duplicó. En 2014, un carro a control remoto costaba 3.000 bolívares, este año, ese producto supera los 9.000. Una muñeca de Frozen pasó de Bs. 5.000 a Bs. 22.000.

Solo se exhiben juguetes viejos

Una de las razones por la que algunas tiendas poseen anaqueles vacíos se debe a la falta de dólares para importar, lo cual genera a que las jugueterías deban sacar inventarios viejos de los depósitos para intentar obtener alguna ganancia a la espera de nueva mercancía.

“Este año, como el anterior, la liquidación de divisas para el sector juguetero resultó insuficiente para cubrir la demanda nacional, por eso estamos caóticos”, dijo, Luis Peña, presidente de la Cámara Venezolana de Fabricantes de Juguetes (Cavefaj), citas tomadas del portal web Terra.com.

Peña, quien fue entrevistado por el medio de comunicación mexicano Notimex, indicó que las divisas estuvieron bajas en los últimos meses y “si bien muchas empresas pudieron cumplir con su presupuesto, hay otras que no” alcanzaron su cometido, lo cual disminuyó su producción de manera notoria.

“Estimamos que para este año las ventas sufrirán una caída de más de 60%, derivado del aumento de los precios por parte de los fabricantes extranjeros, nadie está comprando juguetes y esto es muy preocupante para el sector”, indicó.

Por otro lado, el funcionario acotó que el ministro para la Industria y Comercio, Carlos Farías, informó hace un mes que al menos 900 contenedores repletos de juguetes y otros artículos navideños arribaron al puerto de La Guaira. El primer cargamento de 700 contenedores  fue recibido el pasado 2 de octubre, según el portal digital del Ministerio.

Foto cortesía: Efecto Cocuyo