22 febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Los problemas de falta de dinero efectivo aun no se solucionan en Venezuela, luego que el gobierno sacara de circulación el billete de 100 bolívares el pasado 15 de diciembre de 2016, según la versión del mandatario Nicolás Maduro, para dar un “golpe a las mafias cambiarias”, y tuvo que echar para atrás el decreto tras una ola de violencia, protestas y saqueos que se produjeron en varias ciudades.

Dos meses después los problemas continúan. Los nuevos billetes de 500, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares, comenzaron a circular para continuar fluyendo hacia la frontera colombiana. En las redes sociales se consiguen vídeos en que los cambistas colombianos exhiben cantidades de los nuevos billetes que ni siquiera han pasado por manos de venezolanos.

La razón es que los especímenes que llegaron al país son muy pocos, para el caso de billetes 500, en enero apenas colocaron en circulación 54 millones de piezas, en billetes de 5.000, 20,7 millones de piezas, billetes de 10.000, sólo 11,7 millones de piezas y de 20.000, sólo 2,7 millones de piezas, al compararse con la cantidad de billetes de 100, el más abundante, de estos hay en circulación, finalizando enero de este año 6.329,9 millones de piezas.

El efectivo venezolano es solicitado en la frontera por colombianos, que tienen relación con el contrabando de gasolina, dinero con que pagan los fletes y hacen también operaciones de compras en Venezuela. Los cajeros automáticos aun no expenden dinero de alta denominación, de modo que las causas que el Ejecutivo informó el pasado mes de diciembre, sobre la extracción del billete venezolano hacia el país vecino, siguen iguales.

Del lado colombiano la oferta continúa, los comerciantes ofrecen altos diferenciales por transferencias o billetes de baja denominación, a quienes lleven billetes de alta denominación.

Foto Archivo ENPaís