17 Marzo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

El gobierno activa la llamada “guerra del pan” y expropia dos panaderías en Caracas y arresta a dos personas. De acuerdo al Superintendente William Contreras, estos comercios estarán en manos de los Clap durante 90 días, hasta tanto normalicen la producción y corrijan fallas detectadas durante una visita realizada por el organismo fiscalizador.

Preocupación entre los consumidores que temen que desaparezca el pan y temor en los propietarios y empleados de las panaderías, ha generado el anunció por parte del gobierno, de la expropiación de estos establecimientos en el país.

Pablo Rivera en una cola para comprar pan, expresa: “Todas las empresas tomadas por el Estado entran en perdidas. Si expropian a las panaderías perjudican a miles de trabajadores y llevaran a la quiebra a estos pequeños comercios, estas políticas económicas solo ocasionan un aumento del círculo infernal de pobreza, el pan desaparecerá de los estantes y se cerrarían las oportunidades de trabajo”.

El martes, la Sundde informó que al menos 21 panaderías en Caracas fueron ocupadas temporalmente y serán en los sucesivo manejadas por los Clap, lo que anticipa la expropiación de muchos más comercios.

Ausencia de insumos

“La escasez de materia prima nos impide tener pan desde la 6 de la mañana hasta la tarde como pretende el gobierno. No hay harina y si la llegas a conseguir es con un sobreprecio altísimo, hay mucha corrupción. Las colas no se eliminan con inspecciones y amenazas, se acaban con materia prima y producción”, expresa Fátima Correia, dueña de una panadería en el este de Caracas.

Juan Crespo, presidente de Federación Nacional de Trabajadores de la Harina (Fetraharina), precisa que el monopolio de la importación y distribución de la harina de trigo corresponde al Gobierno. Explica que “para poder abastecer a las panaderías que existen en el país y así acabar con las colas, el Ejecutivo nacional debe importar 120 mil toneladas mensuales de trigo panadero”.

De acuerdo a la Federación de la Industria de la Panificación (Fevipan), las fallas en el abastecimiento de materia prima impiden producir el rubro por lo tanto advierte, que las panaderías no son las responsables de las colas. Precisa que actualmente 80 % de estos comercios tienen los inventarios en cero. El 20 % restante ha recibido el 10 % de su consumo mensual. Destaca también, que se ha incrementado considerablemente la demanda de pan ante la falta de otros alimentos de primera necesidad. .

Desde el lunes el Gobierno arrancó con las fiscalizaciones a las panaderías y les ordenó que 90 % de la harina de trigo debe destinarse a la elaboración de pan canilla, francés y salado. Al respecto, Fevipan informa que “las panaderías tienen limitaciones por la ausencia de insumos, las empresas molineras no han despacho la harina pues no han procesado el trigo que, justamente, importa el Estado”.

Por su parte, la presidenta de Consecomercio Cipriana Vargas, señala que “los motores de la economía no avanzan. No existe la disposición de entender que con la producción nacional es que se puede avanzar y que se requiere importar materia prima. Una de las áreas que enfrenta obstáculos es la fabricación de pan. Con esas acciones oficiales se ataca la consecuencia no la causa. La inspección debe centrarse en averiguar quién está vendiendo la harina, dónde está la materia prima, que además es importada solamente por el Estado”.

Raúl López, secretario del Progreso Económico del Gobierno de Miranda, asegura que la importación de harina ha disminuido de manera considerable, ya que se encuentra 44% por debajo de lo que recibía el país entre 2015 y 2016. Las razones: falta de divisas para adquirirla. (@guti21)

Foto: AVN