El Nuevo País y la Revista Zeta

El Grupo Editorial Poleo ha sido pionero en el periodismo de avanzada, ese que se hace con el fin de fiscalizar al poder y brindarle al lector las herramientas necesarias para comprender el contexto político, económico y social que lo rodea.

Con la publicación de la Revista Zeta el 17 de marzo de 1974, Rafael Poleo en un arrebato creativo buscó crear un medio de comunicación que se dedicara expresamente al análisis y a la opinión, mediante trabajos de investigación, reportajes y artículos escritos por las plumas y las mentes más brillantes del periodismo nacional e internacional. La Revista Zeta, de publicación semanal, que apareció tímidamente en los kioscos se ha convertido en la única revista que se sustenta sin necesidad de publicidad en el mercado venezolano, siendo la preferida de los lectores.

En el mismo impulso, Poleo decide armar un periódico que dijera día a día las verdades que el ciudadano de a pie necesita saber. Se rodeó nuevamente de un equipo tenaz que arma la edición del impreso con la misma mística que ese 23 de enero de 1987, cuando salió la primera edición de El Nuevo País. No es casualidad que se fundara el mismo día en el que se conmemora el aniversario del derrocamiento de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

El Nuevo País y la Revista Zeta son banderas de periodismo serio, que reivindica libertades, que escudriña en el poder, que dice las verdades sin mordazas ni tapujos. Sin eufemismos. A lo largo de los años ambas publicaciones se han mantenido firmes ante las intimidaciones de distintos gobiernos, de la censura, de la persecución sin mermar su calidad editorial ni el periodismo serio que desde aquí se hace.

Con la entrada al nuevo milenio y con la misma curiosidad creadora, el Grupo Editorial Poleo se embarca en una nueva aventura, la creación de una plataforma digital que les brinde a los nuevos y antiguos lectores material de calidad, artículos valiosos y columnas y blogs que ponen la lupa en aquello que verdaderamente importa.

En palabras de Poleo; ‘’Lo mejor es que Zeta y El Nuevo País seguirán echándole vaina a gobernantes maulas y a los políticos bellacos, a los empresarios que no son sino traficantes de influencias y a los intelectuales que venden su talento. Que seguiremos siendo unos perseguidos, pues. Gracias a Dios”.