17 Marzo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Mientras el oficialismo intenta protagonizar acciones contra las panaderías de Venezuela, para lograr rendir la poca harina de trigo que importan al país y que termina comercializada en redes de militares y funcionarios corruptos a los panaderos, la situación de hambre continúa avanzando.

En una cadena de televisión, al mandatario Nicolás Maduro una mujer de nombra Yoandri Smith, de 25 años le suplicaba por ayuda para sus hijos porque estaban presentando problemas de nutrición, “soy mamá soltera con cuatro niños, soy de muy pocos recursos, mis niños están presentando problemas de nutrición”.

La mayoría de los venezolanos están atravesando una situación muy difícil para alimentarse, luego que el gobierno está aplicando ajustes económicos en silencio, como la devaluación del bolívar para intentar bajar el déficit de divisas que atraviesa, tal como lo sugería días atrás el ministro de Comercio Exterior, Jesús Farías, al aclarar que los alimentos del CLAP, no se están importando en 10 bolívares por dólar, sino a la tasa Dicom, de 702,42 bolívares por dólar. Esto se viene reflejando en el resto de la producción alimenticia que aun hay en el país y que sólo es de 30% en términos generales, además de la comida que se trae desde Colombia y Brasil a precios de tasa del dólar paralelo.

La Fundación Caritas, con un estudio aplicado a 818 niños de 25 parroquias en Zulia, Vargas, Miranda y Distrito Capital, determinó que 25% presentan desnutrición aguda y otro 25% tienen riesgo de padecerla.

La noche anterior, en la población de Mirí, del municipio Antonio José de Sucre del estado Barinas, un camión de Empresas Polar, cargado de harina de maíz, fue bloqueado y saqueado por los habitantes. En la entrada de Caracas, por la bajada de Tazón, funcionarios de la GNB, han estado lidiando con numerosos grupos de personas, que son vendedores ambulantes en la autopista y que han intentado detener camiones cargados para saquearlos, debido a que señalan que la escasez de alimentos es muy fuerte. Hacia el estado Sucre, los bloqueos en la carretera hacia Cumaná, se hacen nuevamente más seguidos, en reclamos por falta de comida.

El gobierno ha implementado un programa denominado CLAP, que hasta ahora sólo ha podido resolver 3,5% de la demanda de alimentos que existe en Venezuela anualmente.

Foto: Reuters