26 septiembre, 2016 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

O

Luego de la insólita alocución presidencial en la cual a modo de chiste se patentó oficialmente, eso de que en el ideario colectivo hambriento y con evidente pérdida de peso se definía como la “Dieta Maduro”. Más de 20 adultos mayores han fallecido por la famosa “Dieta”; 3 niños han muerto de hambre en los brazos de sus madres; más de 6 se han envenenado comiendo yuca amarga y  la desnutrición infantil está alcanzando cifras escalofriantes. Solo en las jornadas que realizan en las comunidades de Caracas, la Alcaldía Metropolitana, de cada 120 personas que atienden a diario, 50 son niños y de estos el 96% padecen de desnutrición.

Adultos en el hueso

Tal como señala Licenciada en Nutrición Sor Centeno, la pérdida de peso mensual en los caraqueños está entre 1.7 y 2.1 kilogramos aproximadamente, siendo los últimos 6 meses los más complejos y evidentes de este fenómeno.  “En los últimos 6 meses el caraqueño de los sectores populares e incluso de clase media han perdido más de 13 kilogramos”.  Para la profesional, esto obedece a la pérdida de masa muscular por la precaria ingesta de proteínas y la acelerada merma de grasa corporal por de la ausencia casi absoluta de azúcar y carbohidratos en la dieta del capitalino.

La escasez y la inflación, así como la precariedad de los ingresos juegan un papel determinante en la “Dieta Maduro” porque el salario mínimo es de Bs. 22, 576,60 pero la Canasta Alimentaria para agosto se ubicó en Bs. 262. 664,40 y ni sumándole el bono alimenticio o cesta ticket alcanza para pagar el 40% de la misma. El poder adquisitivo de toda una familia venezolana, en el mejor de los casos, no supera el 9,7% de la misma y tal como está sucediendo, hasta el sacrificio de dos pasajes diarios significa poder comprar una canilla que es el único alimento que la señora Lina Andrade, de Simón Rodríguez, manifiesta poder comprar al día: “Yo tengo que sacrificar un pasaje en la mañana y otro en la tarde para ir a trabajar. Con eso compro una canilla para la niña y para mí, teniendo que caminar mucho, pero si me monto en el bus, no como”.

Receta

Al visitar el Mercado Guacaipuro y el de Quinta Crespo para preguntar cómo los caraqueños describen la “Dieta Maduro”, encontramos que está compuesta esencialmente por yuca y plátano, siendo estos alimentos señalados por los compradores como los de más fácil acceso y aquellos que más les permite “engañar al estómago”, lo complementan con ocumo, auyama, calabacín y zanahoria. La sardina desplazó a todas las proteínas. El lujo de comer carne o pollo ya no está dentro del presupuesto. Las caraotas que llegan a costar Bs. 8.000 tampoco se consumen y solo el frijol bayo (Bs. 5.500 por kilogramo) es una esporádica opción: “Estamos cansados de solo comer canilla con verduras” señaló Froilán Sanz, quien hacía cola para comprar pan en la avenida Baralt cerca del mercado.

Por escasez o por inflación, el hambre es una constante que va desde quienes tienen que decidir entre pagar el condominio o comer, pagar un pasaje para trabajar o comprar la canilla para su única comida o de aquellos que dolorosamente se ven, como en la parroquia el Paraíso, esperando al camión de la basura para literalmente sacar bolsas, hurgar y comer, quizás, más que a dejar de comer azúcar,  es a este “logro”, al que se refiere Jacqueline Faría.

Foto cortesía: Sergio Contreras