28 Febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Las reservas internacionales de Venezuela continúan cayendo, en medio de una crisis de escasez de divisas, bajos precios del petróleo, caída de la productividad interna, corrupción y déficit comercial. Nuevamente se redujeron en el último mes, al caer -23,10% en febrero de este año, aunque con desaceleración, ya que el promedio de retroceso de los últimos doce meses, se ubica en -28,66% mensual.

La caída de las reservas internacionales se produce, a pesar que el precio del petróleo ha aumentado en el último año en 93,53%, la cesta venezolana cerró la semana pasada en 46,93 dólares, cuando estaba en 24,25 dólares en febrero del año pasado, lo que estaría aportando el doble de recursos al Gobierno que en 2016. Sin embargo Venezuela atraviesa no sólo el peor tramo de vencimientos de deuda, que se extiende hasta 2020, sino una caída interna de la productividad de 80%, según los reportes de los gremios empresariales, que le obliga a sostener esquemas de importación de alimentos, medicinas y demás rubros.

La ralentización que se experimenta con el retroceso de las reservas internacionales en este mes, tiene que ver con los tramos de deuda pendientes en el primer cuatrimestre, en los primeros meses del año no son los más fuertes, sino que se espera los de abril.

Las reservas internacionales se componen actualmente en 95% en oro monetario, el cual, según datos de firmas internacionales, especializadas en el negocio del oro financiero, señalan que la mitad del oro en poder del BCV no tiene certificación internacional.

La poca disposición de divisas en poder del BCV golpea también las tasas de cambio, en el caso del dólar Dicom, cierra febrero en 699,77 bolívares, lo que implica una devaluación de 1,44% en el último mes y de 240,72% en un año, mientras en el caso del dólar paralelo la subida de este en un año ha sido de 246,29%, lo que implica que el gobierno ha estado moviendo la tasa Dicom al ritmo del dólar paralelo.

Foto: Primicias24