23 Enero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

El reciente cambio de funcionario como presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), cuya institución la pasa a dirigir el ahora ex-diputado Ricardo Sanguino, (PSUV), no genera confianza sino más bien más temores y mucha más incertidumbre en la economía venezolana, más aún que dicho nombramiento se da fuera del marco de la Ley, la cual  establece que la Asamblea Nacional (AN), debe aprobar la designación de los directivos del ente monetario.

El mandatario Nicolás Maduro, quien se apoya en dictámenes del TSJ, sobre la base de un “decreto de emergencia económica”, hizo la designación e informó que Nelson Merentes, había renunciado, pese a que de manera extraoficial se tenía por sabido que se trataba de una “destitución”, ligada a la situación de los inconvenientes ocurridos desde mediados de diciembre por la entrada en circulación de nuevos billetes.

Sanguino, viene incidiendo en la situación económica de Venezuela, y ahora como jefe principal del ente monetario, sólo causa mucho más temor. El ex diputado fue uno de los que promovió reformas de la Ley del BCV, hasta que quedó despojado de su autonomía, todo comenzó cuando siendo parte de la comisión de Finanzas de la AN en 2005, por parte del entonces MVR, concedieron a Hugo Chávez, la potestad de que el ente monetario financiara parte del déficit estatal con el “millardito” que en cadenas de televisión el difunto solicitaba, para cubrir su gasto público “social”. Con el tiempo ese “millardito”, terminó convertido en 45 millardos de dólares que pasaron como aportes desde el BCV al Fonden, lo que incidió en una expansión monetaria en bolívares, que luego de la caída de los precios del petróleo, ha derivado en la peor inflación jamás vista.

El economistas Ricardo Sanguino, es acorde a la visión de expansión monetaria y señala que no está de acuerdo en que la misma genera inflación, debido a la alta oferta de dinero que produce la medida, más en una economía en que no hay contraparte productiva suficiente, no hubo comentarios positivos de expertos y economistas con este nuevo nombramiento.

Foto cortesía: Reuters