17 febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Según el sindicalista Iván Freites, en 2016 en Amuay debía producirse 115 mil barriles diarios (mbd) y sólo se logró 55 mbd.

La politización de la empresa petrolera venezolana, Pdvsa, ha llevado a la misma a una situación de “paralización de todo el tren productor”, a juicio del sindicalista Iván Freites, quien es directivo en la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV).

En nota de prensa enviada a diversos medios, el secretario de técnicos y profesionales del mencionado sindicato, informó que en 2016, 11% de los trabajadores de Pdvsa se han ido de la industria. Un trabajador petrolero no supera los 15 dólares al mes de salarios y un ingeniero, no logra los 50 dólares mensuales, cuando en las petroleras, la media internacional se ubica en 4.500 dólares, siendo esta la razón del abandono de puestos de trabajos.

Hay trabajadores que aseguran que existe personal que se ha ido sin ni siquiera cumplir plazos de preaviso ni han regresado a buscar liquidaciones por los bajos montos que les corresponde. Freites aseguró que la refinería de Amuay “funciona a medias”, advirtió que las gerencias no cumplen su rol y que todo dentro de la estatal es política en función del partido de gobierno. También hizo énfasis a la situación de corrupción de la estatal, sin hacer mención específica al reciente caso de la fuga del presidente de la Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), Pedro León, buscado por el SEBIN, luego que varios gerentes de la Faja del Orinoco fueran detenidos en allanamientos, señalados de corrupción.

La refinaría de Amuay ha sufrido otro desplome en su producción, según Freites en 2016 sólo se producían 55 mil barriles diarios, cuando la meta era de 115 mil diarios, además el trabajo de reparaciones que debió llevarse sólo 15 días, se hizo en 110 días. Lo anterior ha obligado a la importación de gasolina, a lo que señaló el sindicalista que se trata de “otro negocio, el retardo del desembarco de combustible genera penalizaciones a la petrolera de 1.000 dólares por hora”, lo que genera pérdidas a la industria petrolera venezolana, ya que se paga a las empresas contratistas que alquilan buques para el transporte de gasolina.

Foto Archivo ENPaís