18 Mayo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

P

El senador republicano Marco Rubio y el demócrata Ben Cardin junto a otros siete legisladores presentaron el pasado miércoles un proyecto de ley que contempla la sanción a “individuos responsables de menoscabar los procesos democráticos y las instituciones y envueltos en actos de corrupción pública”.

La posición de los senadores se produce en medio del conflicto político que atraviesa Venezuela y la represión desmedida que ha desatado el presidente Nicolás Maduro contra las manifestaciones en su contra.

“Es interés estratégico de Estados Unidos apoyar el restablecimiento de la democracia en Venezuela y trabajar con socios regionales para situar al país de nuevo en una senda de paz, prosperidad y estabilidad”, expuso Cardin.

Para el demócrata, esta herramienta legislativa permitiría a la administración “los recursos necesarios para hacerlo, así como apoyo a los derechos humanos básicos del pueblo venezolano”.

Por su parte, el Departamento de Estado de EEUU dejó abierta la puerta a imponer nuevas sanciones a funcionarios venezolanos.

“Lo que el presidente Maduro está intentando hacer de nuevo es cambiar las reglas del juego (…) Estamos profundamente preocupados por las motivaciones de esta Asamblea Constituyente, que ignora la voluntad del pueblo venezolano y erosiona más la democracia venezolana”, dijo Michael Fitzpatrick, subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental.

La administración de Donald Trump impuso ya en febrero sanciones al vicepresidente Tareck El Aissami. El hombre fuerte del Gobierno de Maduro fue incluido por el Departamento del Tesoro en la lista “Kingpin”, que es la lista negra de narcotraficantes, y vio congelados sus activos en Estados Unidos.

Foto Archivo ENPaísZeta