17 Marzo, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

Con precios muy por debajo de los 50 dólares el barril la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y naciones no pertenecientes al organismo acordaron a finales del año pasado recortar la producción de crudo para promover un incremento de los precios.

Este acuerdo comenzó a aplicarse a inicios de este año y aunque provocó el aumento de los precios, este estuvo muy por debajo de las expectativas de las naciones en los primeros meses del año. Sin embargo, los precios comenzaron a bajar nuevamente.

Según el economista y experto en temas petroleros, José Toro Hardy, esto ocurrió porque el acuerdo entre países OPEP y no OPEP “resulto en un verdadero fracaso”, debido a que en su consideración estimuló la producción de petróleo vía fracking que se realiza en Estados Unidos (EE.UU).

Cuestionado acerca de cuál fue el efecto del pacto, aseguró que “para lo único que sirvió fue para estimular las inversiones en extracción de petróleo vía fracking en EE.UU, porque todo lo que recorta la OPEP, EE.UU lo puede remplazar aumentando su propia producción”.

En este sentido, explicó que Arabia Saudita, miembro de la OPEP, está retomando sus volúmenes de producción, lo que en su consideración demuestra que la OPEP se dio cuenta del fracaso de la decisión y que “también están convencidos de que recortar más, estimularía aún más las inversiones en fracking”.

¿Por qué EE.UU disminuye el precio del petróleo?

“Esto es el resultado de que esta tecnología era muy costosa hasta hace apenas 3 años”, precisó Toro Hardy, quien indicó que para ese entonces extraer un barril de petróleo fracking costaba más de 100 dólares y actualmente ese costo se ubica entre 25 y 30 dólares.

Asimismo, aseguró que Estados Unidos tenía prohibido exportar petróleo por 40 años y que actualmente esta medida se levantó, provocando que la nación ingresara al mercado petrolero con los excedentes de la producción estadounidense que superan los 550 millones de barriles que tiene EE.UU en su reserva estratégica.

Según el economista, Estados Unidos exporta al menos un millón de barriles diarios, lo que tiene preocupado a los países árabes, principales líderes de la OPEP, “porque piensan que terminarían por desplazar el petróleo producido por la OPEP en los mercados”.

Venezuela en la cuerda floja

Con respecto a la situación de Venezuela, Toro Hardy expresó que el Gobierno “había puesto una gran esperanza” en que el precio de la canasta petrolera venezolana se estableciera por encima de los 60 dólares, pero “no llegó nunca a cubrir las expectativas que se había hecho el Gobierno”.

En su consideración, el nuevo descenso en los precios provocará mayor inflación en el país, así como una fuerte escasez de divisas, “recordemos que le 96% de todos los dólares que ingresan al país provienen del sector petrolero”, lo que incrementará el valor del dólar en el mercado paralelo.

Por otra parte, destacó que la disminución del precio del barril de petróleo en Venezuela se observará con los valores publicados por el Gobierno cada viernes y que esta semana cerró en 41,78 dólares, lo que sería la segunda semana que la cesta venezolana cierra en descenso.

En esta oportunidad la diferencia del precio entre la semana pasada y esta fue 3,39 dólares, debido a que la semana pasada la cesta venezolana había cotizado en 45,17 dólares el barril, lo que significa el inicio de la disminución del valor del crudo.

“Cabe esperar que la caída sea aún más aparatosa”

Toro Hardy explicó que además de los problemas económicos que producirá la caída de los precios, el sector petrolero se verá aún más afectado, debido a que en su consideración no se han hechos las inversiones necesarias para mantener el sector petrolero y agregó que también “hay grandes deudas con empresas contratistas que son las que prestan servicio de reinyección de gas, entre otras”.

En este sentido, señaló que “la producción ha venido cayendo”, ya que el año pasado disminuyó cerca de 380 mil barriles diarios, por lo que afirmó que “cabe esperar que la caída sea aún más aparatosa de ahora en adelante”.

Por otro lado, explicó que otro problema es el déficit en el flujo de caja que tiene Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa), debido a que “por vía de auxilio financiero a empresas petroleras, el Banco Central de Venezuela (BCV) ha aportado ya 4.6 billones de bolívares” para poder mantener trabajando a la estatal venezolana.

Venezuela sacrifica ventas a EE.UU e India para saldar deudas

Toro Hardy afirmó que actualmente las únicas naciones que pagan en efectivo a Venezuela por su petróleo son Estados Unidos e India, pero informó que actualmente las exportaciones de crudo a estas naciones han disminuido para poder pagar los créditos adscritos por el Gobierno con Rusia y China.

“Si el petróleo que exportamos a China y Rusia para pagar la deuda absorbe una parte importante de lo que exportamos y a la vez cae nuestra producción petrolera y sacrificamos los envíos de petróleo que nos paga, ciertamente la situación venezolana va a ser sumamente grave”, concluyó el economista, quien aseguró que la crisis venezolana podría empeorar bajo este escenario.

Foto cortesía: Alex Urbina