17 Febrero, 2017 \

Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

E

La gente apuesta a que el gobierno volverá a prorrogar su validez, ni el BCV ni el Ejecutivo se han pronunciado al respecto, algunos temen que perder dinero de nuevo.

A tres días que nuevamente queden desmonetizados los billetes de 100 bolívares, la incertidumbre ha vuelto a la calle, a los mercados y todos los venezolanos que diariamente realizan operaciones en efectivo.

Hasta ahora permanece la última orden dictada por el Ejecutivo en ese sentido, cuando el pasado 15 de enero el mandatario Nicolás Maduro dijo que los billetes tendrían validez hasta el próximo 20 de febrero.

La población busca información con quienes creen lograr, y es que en los cajeros de los principales bancos del país, la pregunta más realizada es “¿No saben si dieron otra prórroga con los billetes de 100?”, el personal bancario sólo responde: “Estamos esperando nueva información”.

La mayoría de las personas realizan la pregunta debido a que existe la incertidumbre si esta vez el gobierno deje sin validez los billetes mencionados o haya otra prórroga, debido a la desconfianza que existe contra las autoridades monetarias, con la finalidad de tomar las previsiones y acudir a los bancos a cambiar su dinero, mientras otros aseguran que “seguramente habrá otra prórroga, porque los billetes nuevos no los he visto todavía”, en línea con que el gobierno se ha visto obligado a prorrogar por cuatro veces la validez de los billetes de 100 bolívares.

“No sabemos si esta vez sea así, entonces una no sabe qué hacer, si depositarlos o mantener su efectivo, esto es una calamidad”, comentó para El Nuevo País, una usuaria de un banco que quiso mantener su nombre en reserva.

En enero de 2017, a pesar que existía la norma de que hasta mediados de ese mes circularían los billetes de 100 bolívares, el Banco Central de Venezuela (BCV), puso en circulación 74,6 millones más. El billete de 100 fue desmonetizado a mediados de diciembre, lo que desató un caos nacional al tercer día, luego que el BCV no tuviese capacidad de realizar un canje por billetes de baja denominación, lo que produjo una ola de violencia y saqueos en varias ciudades, con un fuerte foco
en Ciudad Bolívar.