Comparte este artículo en tus redes sociales:


thumbnail

D

Pese a la cómoda ventaja (3-0) por el duelo de ida, Real Madrid aseguró que no bajará los brazos en la vuelta de los octavos de final correspondiente a la Copa del Rey, donde enfrentará al Sevilla FC en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

El director técnico del equipo merengue, el francés Zinedine Zidane, declaró en rueda de prensa previo al choque de mañana que su escuadra no debe confiarse. “Sabemos que es otro partido, es la vuelta, y va a ser complicado. El Sevilla va a querer hacer el máximo para ganar el partido. Esperamos un partido muy duro, pero estamos preparados”, dijo el galo, citas emitidas por la página web de la oncena española.

El timonel madridista advirtió que se avecinan encuentros complicados hasta el final de la temporada. Por ello tomó en cuenta el cotejo del jueves, ya que Sevilla es quien tiene la necesidad de buscar una remontar milagrosa.

Por otro lado, Zidane sacó de la convocatoria a Cristiano Ronaldo y a Luka Modric para otorgarles descanso, mientras que Isco y James Rodríguez tampoco fueron llamados para dicho cotejo porque ambos presentan molestias físicas.

Optimistas ante la adversidad

En la otra acera, el Sevilla sabe que tiene la difícil tarea de revertir el marcador global, pero no pierde la ilusión de conseguir una hazaña, así lo hizo saber su estratega, el argentino Jorge Sampaoli.

“Vamos a intentar hacer un partido que nos permita soñar con esa posibilidad. Es muy compleja esa posibilidad, pero vamos a ilusionarnos con hacer un gran partido, contra un gran rival que nos marcó una diferencia en el partido de ida y ojala que tengamos la chance de acercarnos en algún momento del juego”, dijo el extécnico de la selección chilena de fútbol en rueda de prensa.

Foto: Mundodeportivo.com